Invierno en Finlandia

Parque Nacional de Koli. ©Tiina Hakkarainen

El invierno en Finlandia es una de las estaciones del año más largas en las que las temperaturas descienden a niveles que nunca habíamos sentido, los paisajes se cubren de nieve y la luz se extingue. En Laponia y en el este de Finlandia, la nieve es norma en enero y febrero, aunque la temporada de nieve se extiende de noviembre a casi mayo. En las regiones del centro y del sur de Finlandia, la temporada de nieve es de principios de diciembre a marzo, o abril a más tardar. En Helsinki, durante está época puede haber un manto de nieve, aunque no siempre.

Para un viajero de latitudes más al sur, verse envuelto en el invierno escandinavo es alto totalmente nuevo y de lo más atractivo. Sentir ese frío y comprobar si se puede aguantar, caminar con raquetas de nieve por bosques de los Parques Nacionales, patinar sobre el hielo de los lagos, experimentar la velocidad en una moto de nieve, disfrutar de las pocas horas de sol y aprender a disfrutar también de la noche polar,…

El invierno en Finlandia es temprano, suele llegar antes que en los países del sur de Europa. Comienza cuando empiezan a disminuir los días a pasos agigantados, cuando la helada cubre de blanco los campos y comienza a helar los lagos con una fina capa. En poco tiempo, comenzarán las nevadas que cubrirán ciudades y Parques Naturales, las capas de hielo de los lagos serán cada vez más gruesas.

El Kaamos

Y de pronto será casi todo el día de noche. La mayoría de la zona norte de Finlandia se sitúa por encima del Círculo Polar Ártico, y en sol ni siquiera se levanta durante un mes o más. Y el día es como una noche incompleta, una forma de crepúsculo que sólo asoma durante dos o tres horas a partir de mediodía, el sol se mantiene bajo en el horizonte. A esta noche polar se la denominó “Kaamos” (tiempo de oscuridad, en finlandés), cuando en otras latitudes se denomina hora azul, quizás porque los paisajes blancos de nieves se cubren de una extraña y misteriosa luz azul. El kaamos se extiende de noviembre a mediados de enero.

En lugares de Laponia que se sitúan en el extremo norte, como Utsjoki, el Kaamos dura casi dos meses, en la zona norte por encima del Círculo Polar, como decíamos, un mes o más. Y en el resto del país, los días son muy cortos, con el sol más bien bajo en el horizonte, incluso a mediodía.

El Kaamos se instala en Finlandia con su luz azul de misterio

Sólo unas horas de luz a los que los finlandeses no temen, pues para ellos la luz surge de la nieve blanca que iluminará las largas horas de oscuridad del cielo. Y también de la luna, las estrellas y, claro, de las auroras boreales que jugarán a pintar esos cielos con sus trazos de colores. El invierno en Finlandia es mágico.

Preguntándoles a los finlandeses si no les deprime que sea casi siempre de noche durante tantos meses al año, ellos responden que no categóricamente ante nuestra expresión de sorpresa. Se les ilumina la cara cuando hablan de bosques cubiertos de nieve, de las ciudades blancas, los parques, los lagos,…El blanco de la nieve es su luz, y las auroras boreales, las Northern lights que salen a “cazar” lejos de la contaminación lumínica de las ciudades, en noches heladas, momentos mágicos que duran de octubre a marzo.

Además, los finlandeses se recogen en sus casas calientes, en las que andan como si fuera verano, tal es el buen funcionamiento de la calefacción. Y se acurrucan frente al fuego con una buena copa de vino. Pero no le tienen miedo a salir, se calzan sus esquís o sus raquetas, sus cálidas chaquetas, gorros y guantes polares, y salen a disfrutar del invierno.

Actividades en invierno en Finlandia

Es lógico que en países de invierno como Finlandia haya tantas actividades y deportes de nieve y hielo. Ocurre lo mismo en países como Canadá, Suiza o Rusia,…donde han tenido que ingeniárselas para adaptarse al clima que tienen, ¡y lo han hecho muy bien!. Cualquier viajero ajeno a este clima, será feliz por poder descubrir las muchas cosas que pueden hacerse en invierno en Finlandia.

Senderismo con raquetas de nieve

Para poder caminar mejor por la nieve, hay que calzarse unas raquetas y será más fácil hacer senderismo y lanzarse al descubrimiento de los bosques nevados de Finlandia. Aunque requiere esfuerzo, es un buen ejercicio y una forma de fundirse con la naturaleza es paisajes totalmente inéditos para nuestros ojos.

Esquí en Finlandia

En un país de nieve como Finlandia, no pueden faltar las pistas de esquí. Es más, existen pistas de esquí por todo el país, y allí casi todo el mundo está acostumbrado a hacer esquí. Se puede hacer esquí de pista o esquí de fondo.

En Laponia puede llegar a disfrutarse de largas jornadas de esquí, que pueden durar de 12 a 16 horas lo mejor de la temporada de iniverno en Laponia está entre febrero y mayo.

Por lo que, en su viaje a Finlandia, si buscan pistas de esquí, las encontrarán y disfrutarán de ellas bajo un sol resplandeciente. ¡A quién no le gustaría hacer esquí en Finlandia!

En un lago helado

Paseos en trineos con Huskies

Un paseo por el invierno ártico en trineo tirado por Huskies es una experiencia extraordinaria. Los Huskies están acostumbrados a vivir en este clima frío y hostil, son fuertes, necesitan mucho ejercicio y parece que disfrutan tirando por los trineos, un trabajo que han hecho a lo largo del tiempo. Y para los aventureros que van en trineo, resulta ser una actividad de lo más excitante. Hay gente que incluso pasa días en un safari por la Laponia finlandesa, viviendo el invierno ártico.

Caminar o patinar sobre hielo

En Finlandia los lagos se hielan, por lo que los habitantes de las ciudades y de los pueblos, y aquellos que salen de excursión a los Parques Naturales, disfrutan caminando, andando en bici o patinando sobre el hielo. Algo también inédito para muchos viajeros procedentes de otras latitudes. También hay pistas sobre hielo por todas las ciudades y pueblos de Finlandia, que se llenan de gente que busca divertirse.

Trineo en la ciudad o en plena naturaleza

Algo tan simple como tirarse en trineo por una colina en un parque en la ciudad o salir a la naturaleza en busca de cualquier pendiente por la que lanzarse, es una actividad que practican todos los finlandeses y que al viajero le entusiasmarán.

Fat bike

Una actividad excitante para hacer en invierno en Finlandia es dar una vuelta en fat bike, esas bicis de ruedas gruesas que les llevarán por terrenos helados o nevados. Una forma mágica de disfrutar de la quietud invernal y los paisajes blancos de Finlandia. Hacer fat bike en Laponia es particularmente bello por los paisajes impresionantes. Más información sobre fat bike en Laponia

Fat bike en Laponia. ©Roll Outdoors

Flotar en agua helada

Una sorprendente actividad que puede realizarse en invierno en Finlandia es flotar en el agua helada del mar o de u lago, vestidos con un traje de neopreno que les permite flotar, que lo hace una actividad totalmente segura. Y extraordinaria, sentir que estás flotando en el agua helada, en la noche polar y que, de repente, un espectáculo de auroras boreales puede hacerte flipar, en esa postura extraña, entre el hielo, envuelto en un silencio que relaja los sentidos.

Temperaturas en Finlandia en invierno

Aunque en el termómetros las temperaturas bajan de 20ºC, los finlandeses nos cuentan que no hace tanto frío como pudiera parecer. Ya que el clima es más bien continental seco, por lo que el frío no penetra de la misma forma que lo hace en un clima más húmedo, tal y como ocurre en Europa central, por ejemplo. Más información en clima de Finlandia.

Abrigarse bien en invierno en Finlandia

Los viajeros que proceden de países del mundo más cálidos, no deben olvidar abrigarse bien porque el frío del invierno en Finlandia es tremendo. Yendo bien abrigado, se puede disfrutar del invierno y de las numerosas actividades que pueden hacerse en esta época.

Más información en nuestra página sobre: Abrigarse bien en invierno en Finlandia

La sauna finlandesa

En cualquier época del año los finlandeses utilizan la sauna, uno de los lugares preferidos de todos los habitantes. Y que lo será de los viajeros que inicien un viaje por Finlandia, aunque sean unas vacaciones relativamente cortas. La sauna conquista al viajero. No es una sauna como cualquiera que vemos en los spas de otros lugares del mundo. La sauna finlandesa es una tradición. Y lo mejor es ir a una sauna pública, compartiendo espacio con los locales, y saliendo afuera para darse un chapuzón en las aguas heladas del Báltico o de un lago.

Durante el invierno las aguas del mar y de los lagos llegan a helarse, por lo que hay que hacer un agujero para que la gente pueda bañarse en aguas bajo cero entre sauna y sauna, buscando ese contraste que deja una sensación de bienestar y que además es bueno para la circulación. ¡Un placer que aunque teman, les enganchará! Ningún viajero que se precie no debe dejar de tomar una sauna y combinarlo con un baño en las aguas heladas de un lago o del Báltico.

Auroras boreales en Finlandia

Las auroras boreales

Finlandia es un lugar ideal para ver auroras boreales, ya que las noches son lo suficientemente oscuras para poder verlas. Los finlandeses salen a la “caza” de auroras boreales con raquetas de nieve, practicando esquí de fondo, en motos de nieve o en trineos tirados por perros husky. Hay incluso actividades como yacer tumbado flotando en un lago con un traje especial, esperando a que las auroras boreales iluminen el cielo.

Visitar a Santa Claus

Otra de las actividades para hacer en invierno es conocer a Santa Claus. Aunque cerca de las Navidades en Finlandia hay muchas colas. Si van antes al pueblo de Santa Claus, podrán hablar con él después de pedir audiencia. En el pueblo de Santa Claus está la línea del Círculo Polar Ártico, que indica donde empieza. Y aprovechen también para visita la Oficina postal de Santa Claus, donde pueden enviarle una carta, o enviar una carta a cualquier lugar del mundo con el sello de Santa Claus y el Círculo Polar Ártico.